los Chachapoyas – la legendaria “Nación de la Cordillera Central”

La zona fronterizo entre Brasil, Bolivia y Perú – cuna de las antiguas civilizaciones Andinas

“La ciudad de Akakor se extendía más allá del río Purus, en un alto valle, situado en la frontera que divide a Brasil de Perú. La región de Madre de Dios (Perú) y Acre (Brasil), señalarían los límites de su territorio”.

Luego le siguen las fortalezas construida para defender el imperio. Se menciona Akanis, edificada “sobre una estrecha lengua de tierra, cercana a México, dónde se enfrentan los dos océanos y Akahim quizás la más misteriosa,se situaban en la cordillera de Parima, en el sistema montañoso del Gurupira, en las fuentes donde nace el río Padauiri (que es afluente del Rio Negro), al norte de Brasil lindante con Venezuela.

Supongo Kuelap era otra fortelaza fronterizo mencionado en las leyendas de Akakor. Todo parece que los Chachapoyas eran los descendentes del Pueblo Escogido que lo llaman en la leyenda los Ugha Mongulala.

El imperio de Tiahuanaku en Bolivia y el imperio de los Chachapoyas en la parte amazónica de Peru y Brasil (la legendaria Nación de la Cordillera Central), eran dos culturas hermanas que se desintegraron en la época de la conquista por los Incas. Tiahuanaku perdió su importancia y Cusco se convierto a la capital de los Inca que lograron dominar un imperio que consta 4500 kilómetros del norte hasta el sur.

muro-de-piedra-en-kuelap-pre-inca.jpgEl imperio de agricultores y guerreros de los Chachapoyas se ubicó en la selva amazónica del Perú. Su centro fue la ciudadela de Kuelap, en el actual departamento de Amazonas. Fue una civilización de excelentes arquitectos que construyeron ciudades y mausoleos en las zonas inaccesibles de la selva norte, como la famosa El Gran Pajatén, una ciudad en las montañas del departamento de San Martín.

En la Laguna de las Momias (Amazonas) se ubican impresionantes sarcófagos antropomorfos. También ellos se destacaron en la escultura en madera, como muestra se puede mencionar a los Pinchudos, ídolos antropomorfos que muestran grandes falos, asociados a la fertilidad y la vida.

Este reino fue conquistado por los incas después de varios años de combates. Sus antiguas fortalezas y murallas, construida para detener al imperio más poderoso de las Américas, el Wari (Huari) o Imperio Tiahuanaco de Bolivia, les permitieron una resistencia prolongada a los ataques Inca. Pero finalmente los guerreros del Imperio del Sol conquistaron los bosques amazónicos, doblegaron a los robustos guerreros chachapoyanos y establecieron en sus frondosas ciudadelas sus propios usos y costumbres. Ellos fueron sometidos por el emperador cusqueño Túpac Yupanqui en el ano 1480.

Cuando llegaron los españoles los curacas chachapoyanos se aliaron a Francisco Pizarro para destruir el Imperio de los Incas. En agosto de 1533 Pizarro -acompañado de sus escasas tropas españolas y de los auxiliares quechuas, enemigos de los inca- se dirige a Cuzco, la capital del Imperio Inca, tomando la ciudad y convirtiéndose en el dueño del Perú.

o

Una respuesta a los Chachapoyas – la legendaria “Nación de la Cordillera Central”

  1. Pingback: El misterioso departamento de Amazonas | La historia de una América antigua

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s